septiembre 18, 2011

11 ideas precarias para un sindicalismo biopolítico

Por Franco Ingrassia, en Revista Contrapoder, sindominio.net La cuestión de la precariedad laboral y la necesidad de repensar los problemas del sindicalismo se ha convertido en estos últimos tiempos un problema urgente y un punto central en la agenda de los movimientos sociales de todo el planeta. Este artículo procede de Rosario, Argentina. Extraído de Indymedia Estrecho vía En tránsito, texto escrito por Franco Ingrassia 00. introducción Hablar de trabajo precario es hablar, para comenzar, de la mitad de los trabajadores de la Argentina: quienes trabajan en negro. Para continuar, es hablar de las multitudes de desocupados y subocupados que, pese a trabajar por fuera de la relación salarial, también producen un tipo de riqueza que, en muchos casos, está directamente ligada a la supervivencia de cientos de miles de personas. A éstos habría que agregar a quienes trabajan bajo los así llamados contratos-basura. Contratos de locación de servicios, temporales, sin reconocimiento de derechos laborales mínimos. Ni aguinaldo, ni vacaciones, ni ausencia por enfermedad. A estos se suman, además, la múltiple variedad de becarios, pasantes, trabajadores ad-honorem, voluntarios, etc. Este es el precariado. Los trabajadores no reconocidos como tales por concepciones desfasadas que asignan la condición de trabajador en función de un tipo de relación contractual que cada vez se vuelve más excepcional. Trabajadores invisibles para el Estado que no reconoce sus derechos y también para la mayoría de los sindicatos, que no les permite afiliarse ni participar de los mismos. Este es el precariado hoy: La amplia mayoría de