octubre 11, 2011

Carta abierta de Diego Cañamero, Secretario General del SAT a Durán y Lleida

Señor Antoni Duran y Lleida Es usted uno de esos políticos, profesionales que sin  “saber que es el PER”, ni por qué “existe”, ni cuáles son los problemas del medio rural andaluz, habla y opina solo para congratularse con la burguesía catalana y para arrancar unos cuantos de votos miserables  aunque sea a costa del desprestigio de los jornaleros/as de Andalucía. Usted sabe bien que el  P.E.R y los subsidios son un insulto a los jornaleros/as,  siempre hemos defendido que el dinero público fuera a cambio de  trabajo, respeto  y  dignidad.  Pero  es  usted y los que piensan como usted los responsables de que los jornaleros/as tengamos este subsidio,( el paro alcanza el  40% en el medio rural andaluz)  no sea demagogo ni corto de memoria,  ya que la burguesía catalana a la que representa  pacto con los terratenientes el que  Andalucía fuera una zona subdesarrollada, para proporcionarles materias primas (el 80% del algodón se cultiva en Andalucía y todas las empresas textiles están en Cataluña)  y mano de obra barata, así  2.000.000 de andaluces tuvieron que emigrar a su tierra, ¿no tiene nada que decir de esa mano de obra? ¿También reciben el jornal en los bares de Cataluña? En vez de criticar el P.E.R que suponen  7 euros al día, y que solo  lo reciben 220.000 jornaleros/as de los  513.000 existentes  ¿Por qué no critica que un 20% de propietarios (terratenientes) se lleven  5.200  millones de euros cada año de de la política agraria comunitaria (P.A.C  el P.E.R

Para qué sirve tu voto en blanco, tu voto nulo o tu abstención

La ola de descontento que se les viene encima a los políticos estos días, ahora que queda poco tiempo para las elecciones en España, está volviendo a desempolvar las dudas y especulaciones de para qué sirve realmente la decisión que tomemos con respecto al voto. El sistema electoral que rige en España (el método D’Hondt) desde luego no se hizo para contentar a la masa crítica alternativa, faltaría más, sino más bien a la gente partidaria del statu quo imperante en cada circunscripción. Es decir, que con este sistema jamás tendremos una sorpresa: o gana la ultraderecha nacionalcatólica del PP, la derecha socialista del PSOE, o los regionalismos mayoritarios. Después estamos aquellas personas que formamos parte de la llamada “izquierda descontenta” “abstencionista” o que duda de a quién regalar su voto, a quienes nos dejan una serie de opciones, todas ellas tan inútiles como el mismo hecho de votar. Quizá nos quede la esperanza de no optar por el amo más corrupto… La duda que se pretende resolver es qué efectos tendría nuestro voto. Pues valga esta pequeña aportación para resolver alguna duda: 1) La abstención. Ya lo sabemos, se trata simplemente de no votar. Es una opción absolutamente válida, regulada y legítima en España, aunque también la más desprestigiada entre la gente partidaria del  sistema electoral actual. Es una decisión que no se tiene en cuenta en el proceso de elección de los políticos que pretenden gobernarnos. No obstante, es la opción elegida por más del 25% de todo