julio 24, 2012

[Wu Ming 4] Génova 2001 y la sentencia 10×100: Horizontes de gloria

Por Wu Ming 4. Traducido por Gorka Larrabeiti para Rebelion.net Está claro que esta noche no hay gloria. Y mañana ningún horizonte. Era antifrástico también el título de la película de Stanley Kubrick, uno de los más hermosos contra la obtusidad antihumana del militarismo. El argumento es conocido: durante la Primera Guerra mundial, en el frente occidental, un general francés inepto lanza un ataque imposible contra una fortificación alemana. Las tropas francesas no consiguen ni siquiera salir de las trincheras; las ametralladoras los aniquilan y se repliegan. El ataque es una catástrofe colosal. Para no pasar por incapaz, el general echa la culpa a la cobardía de sus soldados y pide que se fusile a cien, elegidos al azar. El Alto Mando le concede tres. Tre chivos expiatorios que pagaran por todos, aunque la culpa no sea de nadie, o mejor, lo es de quien mandaba desde lo alto. Y de quien quiso esa guerra. La justicia italiana, esta noche, no es distinta de la justicia militar del film de Kubrick (que se inspiró en un hecho sucedido realmente). También allí había un buen abogado defensor al que derrotaban con una sentencia grotesca, casi caricaturesca de puro absurdo. La justicia italiana ha decidido que cinco personas pagarán por todos. Acaso se les sumen otros cinco. Así se obtiene un especie de empate político con la sentencia por el asalto a la escuela Díaz. Poco importa que las condenas de los policías se refieran a las palizas y la masacre premeditada

10×100 años de cárcel. ¡G8 Génova 2001 no ha acabado! Manifiesto


GENOVA NO SE ACABÓ. 
DIEZ, NADIE, TRESCIENTOS MIL… LLAMADO A LA SOCIEDAD CIVÌL Y AL MUNDO DE LA CULTURA La gestión del orden publico durante la reunión del G8 de Genova en Julio 2001, representa una herida todavía abierta en la reciente historia de la Republica Italiana. Diez años después del homicidio de Carlo Giuliani, de la «carnicería mexicana» que ocurrió en la escuela «Diaz», de las torturas en el cuartel de Bolzaneto y de la violencia y las palizas en las calles de Genova no solo no se han identificado los responsables, sino que los que dirigieron el orden publico en Genova han tenido una brillante carrera, como Gianni De Gennaro, que hace poco recibió un ascenso como Sub Secretario de Estado de la Presidencia del Consejo de Ministros. Mientras el Estado se auto absuelve de lo que Amnistia Internacional ha definido como “la mas grande suspensión de los derechos democráticos en un pais occidental después de la segunda guerra mundial”, el proximo 13 de Julio diez personas se ven amenazadas en convertirse en chivos expiatorios y corren el riesgo de que se vea confirmado en el ultimo grado del juicio, la Casación, una condena total de cien años en nombre  de un crimen, “devastación y saqueo”, que representa uno de los tantos detritos jurídicos heredado del código penal fascista, el Código Rocco.  Un reglamento ideado con el claro intento, totalmente politico, de perseguir los que se oponían al regimen fascista. Hoy se aplica como hipótesis de una “coparticipación