agosto 16, 2012

[Hakim Bey] Zona Temporalmente Autónoma 5. Nos vamos a Croatan

Nos vamos a Croatan No tenemos deseo alguno de definir la TAZ o de elaborar dogmas acerca de cómo debe ser creada. Nuestro argumento es más bien que ha sido creada, que será creada, y que está siendo creada. Por tanto resultaría más valioso e interesante observar algunas TAZs pasadas y presentes, y especular sobre manifestaciones futuras; evocando unos pocos prototipos podemos calibrar el alcance potencial del complejo, e incluso quizás atisbar un «arquetipo». Más que intentar cualquier forma de enciclopedismo adoptaremos una técnica de tiro disperso, un mosaico de retazos, comenzando algo arbitrariamente con los siglos XVI-XVII y el asentamiento en el Nuevo Mundo. La apertura del «Nuevo» Mundo fue concebida desde un primer momento como una operación ocultista. El mago John Dee, consejero espiritual de Isabel I, parece haber inventado el concepto de «imperialismo mágico» e infectado a una generación entera con él. Halkyut y Raleigh cayeron bajo su embrujo, y Raleigh utilizó sus conexiones en la «Escuela de la Noche», una cábala de eruditos progresistas, aristócratas y adeptos, creada para avanzar las causas de la exploración, la colonización y la cartografía. La tempestad(5)  fue una pieza de propaganda de la nueva ideología, y la colonia de Roanoke su primer experimento de laboratorio. La visión alquímica del Nuevo Mundo lo asociaba con la materia prima o hyle, el «estado de naturaleza»(6), la inocencia y la potencialidad («Virginia»), un caos embrionario que el adepto transmutaría en «oro», es decir, en perfección espiritual al igual que en abundancia materia. Pero