Archivos de la categoría Cultura

[Exposición] VII Salón Refractario de Granada

salon refractarioDesde que emprendieran su andadura a finales de la década de los 90 del siglo pasado (ver orígenes de los salones refractarios), los Salones de arte Refractarios han venido de-mostrado-se como una sencilla y eficaz herramienta para contribuir a las luchas por una sociedad más justa e igualitaria de lxs trabajadorxs y los movimientos sociales. La forma que estos salones han adquirido es la de una exposición colectiva de inspiración artística libertaria destinada a sufragar gastos de luchas y proyectos sociales. Los salones refractarios que se han celebrado hasta la fecha han agrupado a artistas muy diversxs, si bien todos ellxs con una clara preocupación e implicación social.
El objetivo del VII Salón Refractario que se celebrará en el Mercao Social y Cultural de Granada Ágora (http://mercaosocialgranada.org) desde mediados el mes de noviembre y hasta mediados del mes de diciembre de 2013, es apoyar a los movimientos sociales de la ciudad y a las personas que luchan por la libertad de expresión en las calles granadinas. Sigue leyendo [Exposición] VII Salón Refractario de Granada

[Exposición] Manifiestos: Voces individuales desde el imaginario colectivo

 

manifiestos

El manifiesto es, y ha sido, una herramienta que da voz a una sociedad, una vía de  expresión y reivindicación de un grupo social, político o artístico. En el ámbito del arte contemporáneo, desde la época de las vanguardias, el manifiesto ha sido un elemento fundamental  para dar voz a diversos  movimientos  artísticos,  corrientes  e ideologías que han girado en torno a éstos.

Ana G. Alarcón, comisaria de la muestra, invita a diferentes  artistas a que, tomando como punto de partida los distintos aspectos del manifiesto, planteen y reivindiquen su condición (política, social y activista) como creadores. A su vez, induce a reflexionar sobre la idiosincrasia del propio manifiesto, sobre lo que éste simboliza y el peso, o la pertinencia, que puede tener en el momento actual.  De esta manera,  el artista,  desde  un posicionamiento  individual,  plantea  su propio manifiesto, ya sea desde la palabra o desde la acción. Estas voces individuales, reflejan  y  construyen   un  imaginario  colectivo,  unas  necesidades   que  se  hacen patentes como reflejo y eco de una sociedad y un tiempo. El creador propone unas inquietudes propias y específicas, hablándonos a su vez de necesidades universales.

MANIFIESTOS. Voces individuales desde el imaginario colectivo retoma y analiza múltiples facetas patentes a lo largo de la historia del arte, como el artista erigiéndose deudor de su tiempo, como huella y reflejo de un momento, un lugar y un contexto concreto. Sigue leyendo [Exposición] Manifiestos: Voces individuales desde el imaginario colectivo

[Paul Lafargue] El derecho a la pereza

PRÓLOGO

En el seno de la Comisión sobre Educación Primaria de 1849, el señor Thiers decía: “Quiero recuperar con toda su fuerza la influencia del clero, porque cuento con él para propagar esa buena filosofía que enseña al hombre que está aquí para sufrir, y oponerla a esa otra filosofía que dice al hombre lo contrario: ‘Disfruta'”. El señor Thiers formulaba así la moral de la clase burguesa, cuyo feroz egoísmo y estrecha inteligencia él encarnaba.

Mientras luchaba contra la nobleza, sostenida por el clero, la burguesía enarbolaba el libre examen y el ateísmo; pero, una vez triunfante, cambió de tono y de conducta; y hoy pretende apuntalar con la religión su supremacía económica y política. En los siglos XV y XVI, había retomado alegremente la tradición pagana y glorificaba la carne y sus pasiones, reprobadas por el cristianismo; en nuestros días, saciada de bienes y de placeres, reniega de las enseñanzas de sus pensadores -los Rabelais, los Diderot- y predica la abstinencia a los asalariados. La moral capitalista, lastimosa parodia de la moral cristiana, anatemiza la carne del trabajador; su ideal es reducir al productor al mínimo de las necesidades, suprimir sus placeres y sus pasiones y condenarlo al rol de máquina que produce trabajo sin tregua ni piedad. Sigue leyendo [Paul Lafargue] El derecho a la pereza