Archivos de la categoría Empleo

[Paul Lafargue] El derecho a la pereza

PRÓLOGO

En el seno de la Comisión sobre Educación Primaria de 1849, el señor Thiers decía: “Quiero recuperar con toda su fuerza la influencia del clero, porque cuento con él para propagar esa buena filosofía que enseña al hombre que está aquí para sufrir, y oponerla a esa otra filosofía que dice al hombre lo contrario: ‘Disfruta'”. El señor Thiers formulaba así la moral de la clase burguesa, cuyo feroz egoísmo y estrecha inteligencia él encarnaba.

Mientras luchaba contra la nobleza, sostenida por el clero, la burguesía enarbolaba el libre examen y el ateísmo; pero, una vez triunfante, cambió de tono y de conducta; y hoy pretende apuntalar con la religión su supremacía económica y política. En los siglos XV y XVI, había retomado alegremente la tradición pagana y glorificaba la carne y sus pasiones, reprobadas por el cristianismo; en nuestros días, saciada de bienes y de placeres, reniega de las enseñanzas de sus pensadores -los Rabelais, los Diderot- y predica la abstinencia a los asalariados. La moral capitalista, lastimosa parodia de la moral cristiana, anatemiza la carne del trabajador; su ideal es reducir al productor al mínimo de las necesidades, suprimir sus placeres y sus pasiones y condenarlo al rol de máquina que produce trabajo sin tregua ni piedad. Sigue leyendo [Paul Lafargue] El derecho a la pereza

[Ratgeb – Raoul Vaneigem] De la huelga salvaje a la autogestión generalizada. Capítulo III La autogestión generalizada

Capítulo III

La autogestión generalizada

  • [De los derechos positivos revolucionarios]
  • [Del derecho de autodefensa]
  • [Del derecho de participación]
  • [Del derecho de comunicación]
  • [Del derecho de realización]
  • [De la abolición del trabajo forzado]
  • [Del derecho de encuentro y de afinidades]
  • [De la libre disposición del espacio-tiempo]

1

La autogestión generalizada es la organización social del poder reconocido a cada cual sobre su vida cotidiana y ejercido directamente por los propios individuos o por las asambleas de autogestión.

2

Ha aparecido en la historia del movimiento obrero cada vez que la base ha querido imponer y realizar sus propias decisiones sin abandonar su poder a unos jefes y sin dejarse guiar por ninguna ideología.

3

Ha sido aplastada por el efecto conjunto de su debilidad constitutiva, sus indecisiones y confusiones, su aislamiento, y unos dirigentes que la autogestión generalizada ha cometido el error de darse o de tolerar y que la han llevado a su pérdida pretendiendo ordenarla y fortificarla. Los ejemplos más ricos de enseñanzas son los consejos obreros aparecidos en Rusia en 1905 (aplastados por el zarismo), 1917 (recuperados y destruidos por los bolcheviques), 1921 (aplastados en Kronstadt por Lenin y Trotski); en Alemania en 1918 (aplastados por los socialistas); en Italia en 1920 (destruidos por los socialistas y los sindicatos); en España en 1934 (revolución de Asturias aplastada por el gobierno republicano), en 1936-37 (recuperados por el sindicato anarquistas y aplastados por los estalinistas); en Hungría en 1956 (aplastados por el Estado llamado soviético).

4

No hay revolución posible al margen de la recuperación, del reforzamiento definitivo y de la expansión internacional del movimiento de la autogestión generalizada.

5

El movimiento de autogestión generalizada nace en el funcionamiento de las asambleas y de sus consejos de coordinación. Sigue leyendo [Ratgeb – Raoul Vaneigem] De la huelga salvaje a la autogestión generalizada. Capítulo III La autogestión generalizada

[Ratgeb – Raoul Vaneigem] De la huelga salvaje a la autogestión generalizada. Capítulo II. ABCD de la revolución

Capítulo II

ABCD de la revolución

  • [A partir de la ocupación de las fábricas]
  • [En caso de huelga salvaje limitada]
  • [Antes de la oleada de huelgas salvajes]

A) El objetivo del sabotaje y de la desviación (détournement), practicados individual o colectivamente, es desencadenar la huelga salvaje.

B) Toda huelga salvaje debe convertirse en ocupación de fábrica.

C) Toda ocupación de fábrica debe ser desviada y puesta inmediatamente al servicio de los revolucionarios.

D) Al elegir unos delegados – revocables a cada instante, encargados de recoger sus decisiones y de hacerlas aplicar – la asamblea de los huelguistas establece las bases de una organización social radicalmente nueva: la sociedad de la autogestión generalizada.

A partir de la ocupación de fábricas

1

Toda asamblea de huelguistas debe convertirse en asamblea de autogestión generalizada. Para ello basta:

a) Elegir unos delegados, revocables a cada instante, con el mandato de dar a sus decisiones fuerza de aplicación inmediata.

b) Asegurar la autodefensa.

c) Extenderse al conjunto de los revolucionarios y organizar su expansión geográfica según la mejor eficacia de desviación posible (por ejemplo, en las regiones que poseen a un tiempo recursos agrícolas e industrias básicas).

d) Generalizar la autogestión asegurando, de manera irreversible, el paso de la supervivencia a la vida. Sigue leyendo [Ratgeb – Raoul Vaneigem] De la huelga salvaje a la autogestión generalizada. Capítulo II. ABCD de la revolución