El obispo belga que cree que la pederastia es sólamente un error, califica de justicia divina al cáncer y al SIDA

El crimen católico es un proceso cotidiano que surge desde las élites religiosas y económicas, se le llama voluntad divina  para dar ejemplo, y si tiene el objetivo de expandirse por la sociedad, termina haciéndose ley. Justo cuando los terribles genocidios y grandes crímenes contra la humanidad cometidos en el pasado parecían entrar en el archivos de la historia, la Iglesia católica no deja de recordarnos que en su espíritu está la condena en vida de sus grandes enemigos, y como gran ideología supersticiosa, el deseo del infierno en la tierra para sectores concretos de la raza humana.

Así es como se han ocultado los numerosos y terribles crímenes cometidos contra decenas de miles de niños y niñas para satisfacer el sucio morbo de algunos mentecatos moralistas.  Por lo menos, así es como se expresa el sentir de la Iglesia Católica a travès del arzobispo de Bruselas:  “el SIDA es cuestión de justicia divina“.  Debemos suponer que él no padece esta enfermedad, o que en el seno de su iglesia no se ha generalizado el contagio del SIDA a sus feligreses a través de prácticas homosexuales, ya que no hemos escuchado aún nada semejante a “la pederastia es un error del pasado“.

Amén.

Deja un comentario