Miseria empresarial en época de crisis

Una cantinela recurrente de este Papa y del anterior era hablar alegremente del relativismo moral. Y tenía cierta gracia que fuera el jefe de la iglesia católica quien hablara de ello, a sabiendas que en el Vaticano son expertos en camuflar sus miserias propias le meten el dedo en el ojo a quiénes no comulgan con su juego.

Y eso debe ser lo que le ocurre al empresariado español. Un especie de todo vale que viene en el pack de buen capitalista obliga a pedir más teta al estado mientras se le niega a la parte más desfavorecida de la sociedad (que no son los partidos políticos ni la CEOE, ni los colegios concertados, ni siquiera la santa iglesia católica). Esta es la receta del inefable Díaz  Ferrán: más ayuda al empresario, y al resto nos sugiere que trabajemos más y cobremos menos. O mejor, nada, para que se lo lleven  calentito sus amigos, como él mismo ha hecho.

Cuando surgen ladridos desde las trincheras extremoderechistas contra sindicatos en particular y la izquiera en general (puro activismo político, aunque de un poco de asco), uno se da cuenta que lo que pretenden esconder es lo que ganan sus amos (587 millones anuales la CEOE, un 70% de esos millones, dinero de todos y todas las españolas e inmigrantes que pagan impuestos).

Un poco de asco sí que da, no me lo negarán. Sobre todo, teniendo en cuenta lo que Ignacio Escolar cuenta en su corto, pero esclarecedor post en Escolar.net:

” […] España ya es de los países con los sueldos más baratos de Europa: un 33% menos que los de la UE 15. El salario medio en España, año 2008, era de 21.500 euros anuales: la mitad que en Reino Unido, Holanda o Alemania. El 63% de los españoles es mileurista o algo peor, según los técnicos de Hacienda. Dentro de nuestro entorno –oh, casualidad–, sólo Portugal y Grecia pagan sueldos más baratos. Es decir: sólo los dos países que peor llevan esta crisis (y es que los trabajadores, además de coste laboral para las empresas, suelen ser también sus consumidores). España también es, según los técnicos de Hacienda, un lugar excepcional: el único país del mundo donde los empresarios declaran, de media, unos ingresos inferiores a los trabajadores o incluso a los pensionistas. Pero no en todo vamos a la cola de Europa, no hay que desanimarse. Según un informe de la consultora Alpha Value, España despunta como el país con los grandes directivos mejor pagados de toda la UE, especialmente los de banca: tres millones de euros anuales de media. Y es que la crisis es muy dura, y hay que apretarse el cinturón.”

A raíz de lo que dicen los datos que publica la prensa, lo normal sería que los activistas de la ultraderecha y de la patronal se dedicaran a desmentir uno por uno los argumentos. Pero si no lo hacen es porque no lo necesitan. La agenda política es suya. La izquierda, si es que queda, está agazapada o no tiene cabida en los medios. No hay posibilidad de argumentar porque la razón no vende: vende el espectáculo de los ladridos de la derecha y del empresariado. Aquellos que desde su postura conservadora quieran favorecer un clima de debate, estarán apartados de los medios igualmente.

Así que al final, en la arena política nos quedará un cambio radical, propiciada también desde las empresas: una especie de golpe de estado incruento, a base de gente vociferante y con ganas de revancha que no encuentra oponente. Y la clase pagando la crisis con nuestros ahorrillos.

Deja un comentario