Política

Todo esto sucede cuando menos te lo esperas.

Te has juntado con varias personas y sabes que no toca trascender, ya que las cervezas que nos acompañan no están preparadas para ello, pero me surgen inmediatamente las ganas de hacer una pequeña mella, imperceptible, y como siempre, para consumo propio.  “Hacemos política.”

Algunos me escuchan, no lo tenía previsto, porque simplemente pensaba en voz alta.  Inmediatamente ese corte que he hecho se convierte en una pequeña grieta. La idea que guardaba celosamente se colectiviza y por un momento cobra vida. Uno pretende devolvérmela  intacta;  la rechaza por inconveniente. Otro la coge al vuelo, antes de que me sea devuelta.  “Se parece a la mía: pongámosla a funcionar.”

El resto de acompañantes parece estar en otra cosa, pero la pequeña idea que he creado ha dejado de ser mía. Ahora es un referencia en la cabeza de algunos. No me importa que inmediatamente pasemos a otra cosa.Veo que de la pequeña grieta sale un poco de luz y se me ocurre que ahí voy a guardar algunas cositas que he ido recogiendo, mientras todos nos escuchamos.

Estamos haciendo política.

Deja un comentario