Archivo de la etiqueta: propiedad

Discurso en las Cortes españolas del 2 de noviembre de 1871 de Pi y Margall sobre la Asociación Internacional de los Trabajadores

El poder y la propiedad contraen una unión indisoluble: la propiedad lleva anejo el poder: el poder lleva aneja la propiedad. Ésta y no otra cosa fue el feudalismo, la consolidación del poder y de la propiedad. Pero esa consolidación fue una inmensa tiranía para las clases subalternas, y produjo más tarde el movimiento de las municipalidades de los siglos XII y XIII, movimiento que no ha sido consumado sino por vosotros. Vosotros sois los que habéis coronado la obra empezada por las municipalidades de la Edad Media.

¿Qué era la propiedad antes de la revolución? La tierra estaba en su mayor parte en manos de la nobleza y el clero. En manos de la nobleza estaba amayorazgada, en manos del clero amortizada, en unas y otras manos, fuera de la general circulación. Como quedaban todavía restos del antiguo feudalismo, sucedía que la propiedad, ora estuviere en manos del clero y ora en las de la nobleza, llevaba en muchas provincias aneja la jurisdición y el cobro de tributos, así reales como personales, a pueblos enteros. Sigue leyendo Discurso en las Cortes españolas del 2 de noviembre de 1871 de Pi y Margall sobre la Asociación Internacional de los Trabajadores

[Fermín Salvochea] La Contribución de Sangre

I Su origen

Desde los más remotos tiempos el desnivel intelectual, nacido, naturalmente, como el físico en el seno de las sociedades humanas, y agrandado y desarrollado artificialmente después en provecho aparente de los menos y en perjuicio de los más, primero y de todos al fin, ha sido la causa fundamental de la calamidad que lamentamos, origen, a su vez, de cuantos males han afligido y pesan todavía sobre los mortales.

De todos los tributos pagados por los vencidos a los vencedores, ninguno tan odioso, tan inicuo y tan detestable como éste: que el oprimido se preste a dar al conquistador el producto de su trabajo y sufra la ley del vencido, se comprende, por más que se deplore, pero que llegue hasta tal punto su abatimiento moral que se resigne a entregar a su semejante convertido en su señor y amo, hasta sus propios hijos, cosa es que traspasa los límites de lo racional, y que en el porvenir, se considerará poco menos que imaginario.

Esta institución, tan repugnante como bochornosa, nacida en la noche de los tiempos, basta por sí sola a hacer repulsiva una civilización que con ella ha tenido la debilidad de transigir, haciendo que el pobre mire con envidia la suerte de aquellos que, a pesar de ser tenidos por salvajes, son mil veces más felices que los esclavos del salario, en los pueblos que dotados, de una vanidad sin límites y de un orgullo tan sólo comparable con su ignorancia, se proclaman a sí mismos los portaestandartes de la civilización, las fuentes del progreso y los depositarios del saber. Sigue leyendo [Fermín Salvochea] La Contribución de Sangre

Migraciones, agro, tercer cercamiento capitalista y el procomún (II)

Publicado originalmente en Sursiendo Blog

Sursiendo hilos sueltos

Segunda y última parte de una reflexión que busca hacer una aproximación a la relación existente entre los sucesivos cercamientos de los bienes comunes y las migraciones poblacionales. Si te perdiste cómo empezaba, puedes verlo aquí.

 

El proceso que David Harvey llamó de acumulaciópor desposesión se vio profundizado con la caída de los salarios producidas en la década del setenta. Desde entonces, las tasas de ganancia obtenidas por el capital han ido avanzando sobre cada aspecto de nuestras vidas: las personas solo somos recursos humanos, en la naturaleza abundan los recursos naturales, las artes se han transformado en recursos estilísticos e intelectuales, la economía en recursos financieros… Estos progresos llevan implícitos la privatización de los bienes comunes y de ese modo se aumenta la distribución desigual de las riquezas y disminuyen las capacidades comunitarias de convivencia.

Sigue leyendo Migraciones, agro, tercer cercamiento capitalista y el procomún (II)