Wahid Rahmadi. Ya es la hora de irme

¡A irme voy! Y me voy; lo repito aun sabiendo que mi presencia no significa nada para ti, te lo diré sabiendo que vas a decir: y a mí qué me importa; sabiendo que no va a caer ninguna lágrima de tus ojos. Sabiendo y sabiendo; pero tú no sabes por qué me voy y a dónde voy. Voy a esconderme en las olas del mar, porque el continente y la muralla no me dejan quedar. Sabiendo lo que me espera: la muerte y el segundo nacimiento, los dos a la vez, y por última vez, te voy a dejar, hasta nunca jamás. Volveré, al mismo lugar Wahid Rahmadi Que la tierra te sea leve, hermano. Nunca te olvidaré

[Errico Malatesta] Un plan de organización anarquista

Una respuesta a «Plataforma Organizativa para una Unión General de Anarquistas« Por casualidad (es de conocimiento común que en Italia la prensa no fascista es suprimida) me he encontrado con un panfleto en francés titulado «Plate-forme d’organisation de l’Union générale des Anarchistes (Projet)«, lo cual, traducido, significa Proyecto de programa de organización de una Unión General de Anarquistas. Este es un proyecto de organización anarquista, publicado en Noviembre de 1926 por un «Grupo de Anarquistas Rusos en el Extranjero», que pareciera estar dirigido en particular a nuestros compañeros rusos. Pero aborda cuestiones que conciernen igualmente a todos los anarquistas; y además, es claro, notablemente por el lenguaje en que está escrito, que busca reclutar a compañeros de todos los países. Cualquiera sea el caso, vale la pena examinar, tanto por los rusos como por todos, si es que las propuestas planteadas están en armonía con los principios anarquistas y, de esta manera, si es que su puesta en práctica realmente ayudaría a la causa anarquista.

Nueva Publicación de GEA La Corrala «¿Por qué no nos dejan hacer en la calle?»

Democracia, ciudadanía y espacio público son conceptos que en el discurso político habitualmente se entrecruzan y sustentan la apropiación por parte de los municipios, de normativas que pretenden fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público. Ordenanzas municipales que traen consigo dinámicas que lejos están de contribuir al objetivo que dicen perseguir, como la progresiva privatización del espacio público y el control social de la población.

Dinámicas que se integran en un modelo de ciudad centrado en la imagen y en el potencial turístico; una ciudad individualista, capitalista y segregadora; una ciudad que obstaculiza el encuentro de las personas que la habitan; una ciudad en la que no se vive, se sobrevive. Y una de las formas de conseguirlo es, precisamente, naturalizando una vida cada vez más regulada. Este fenómeno internacional presente en las grandes capitales mundiales (Nueva York, Londres…), se ha ido extendiendo por el territorio del Estado a partir de la aprobación pionera de la normativa en Barcelona en el año 2006. No sólo ha ido proliferando esta iniciativa en grandes y medianas ciudades como Burgos (2007), Sevilla (2008), Ávila (2008), Vigo (2009), Guadalajara (2009), Málaga (2010), Bilbao (2010), Alcalá de Henares (2010), Albacete (2011), Alicante (2011), Gijón (2012), Palma de Mallorca (2012), sino también en pueblos como Guillena (2011), Tui (2012), Collado Villalba (2012), Cangas (2013), etc. La dinámica expansiva no cesa, estando ya en proceso de elaboración y aprobación en ciudades como Madrid y Murcia.

[Exposición] VII Salón Refractario de Granada

Desde que emprendieran su andadura a finales de la década de los 90 del siglo pasado (ver orígenes de los salones refractarios), los Salones de arte Refractarios han venido de-mostrado-se como una sencilla y eficaz herramienta para contribuir a las luchas por una sociedad más justa e igualitaria de lxs trabajadorxs y los movimientos sociales. La forma que estos salones han adquirido es la de una exposición colectiva de inspiración artística libertaria destinada a sufragar gastos de luchas y proyectos sociales. Los salones refractarios que se han celebrado hasta la fecha han agrupado a artistas muy diversxs, si bien todos ellxs con una clara preocupación e implicación social. El objetivo del VII Salón Refractario que se celebrará en el Mercao Social y Cultural de Granada Ágora (http://mercaosocialgranada.org) desde mediados el mes de noviembre y hasta mediados del mes de diciembre de 2013, es apoyar a los movimientos sociales de la ciudad y a las personas que luchan por la libertad de expresión en las calles granadinas.

[Exposición] Manifiestos: Voces individuales desde el imaginario colectivo

  El manifiesto es, y ha sido, una herramienta que da voz a una sociedad, una vía de  expresión y reivindicación de un grupo social, político o artístico. En el ámbito del arte contemporáneo, desde la época de las vanguardias, el manifiesto ha sido un elemento fundamental  para dar voz a diversos  movimientos  artísticos,  corrientes  e ideologías que han girado en torno a éstos. Ana G. Alarcón, comisaria de la muestra, invita a diferentes  artistas a que, tomando como punto de partida los distintos aspectos del manifiesto, planteen y reivindiquen su condición (política, social y activista) como creadores. A su vez, induce a reflexionar sobre la idiosincrasia del propio manifiesto, sobre lo que éste simboliza y el peso, o la pertinencia, que puede tener en el momento actual.  De esta manera,  el artista,  desde  un posicionamiento  individual,  plantea  su propio manifiesto, ya sea desde la palabra o desde la acción. Estas voces individuales, reflejan  y  construyen   un  imaginario  colectivo,  unas  necesidades   que  se  hacen patentes como reflejo y eco de una sociedad y un tiempo. El creador propone unas inquietudes propias y específicas, hablándonos a su vez de necesidades universales. MANIFIESTOS. Voces individuales desde el imaginario colectivo retoma y analiza múltiples facetas patentes a lo largo de la historia del arte, como el artista erigiéndose deudor de su tiempo, como huella y reflejo de un momento, un lugar y un contexto concreto.

[Miguel Amorós] ¿Dónde estamos? Algunas consideraciones sobre el tema de la técnica y las maneras de combatir su dominio

Toda revuelta contra la dominación no representará el interés general si no se convierte en una rebelión contra la técnica, una rebelión luddita. La diferencia entre los obreros ludditas y los modernos esclavos de la técnica reside en que aquellos tenían un modo de vida que salvar, amenazado por las fábricas, y constituían una comunidad, que sabía defenderse y protegerse.