junio 5, 2012

"El cazador cazado" y ¡Atrévete!, dos iniciativas contra el residuo acosador y agresor

Alicia Murillo es una bloguera sevillana que ha decidido sacar a relucir cómo se confunde comúnmente el piropo como un derecho de los hombres hacia las mujeres, que rebela lo más negro del sistema cultural imperante. En  su serie de vídeos El Cazador Cazado, de su blog A través del espejo de Alicia, la compañera nos enseña a todas cómo identificar las agresiones más cotidianas que han de sufrir las mujeres y que están (todavía) política y culturalmente legitimadas. Un proyecto didáctico, de denuncia y de empoderamiento que está teniendo una gran repercusión. Una mujer es un objeto al alcance del deseo de cualquier acosador hipersexualizado sin que medie consentimiento, hasta que al bicho se le proyecta su propia imagen y automáticamente se acaba su impunidad. Felicidades por la iniciativa. ¡Atrévete! Iniciativa Internacional contra el acoso ¡Atrévete! o HOLLABACK! es un movimiento dedicado a cambiar como pensamos sobre el espacio publico, reclamando el derecho de caminar en la calle sin acoso. El acoso en la calle es una de las formas más generalizadas de la violencia de género, pero es culturalmente aceptado como “el precio que debemos pagar” por ser mujer o por ser gay. En ¡Atrévete! se han puesto en marcha para terminar con esto. Un ejemplo: ¿Piropos o acoso callejero? ¿Piropos o acoso callejero? from Trama on Vimeo. Algunas referencias: Pikara online Magazine. El cazador cazado, vídeos que retratan a los acosadores callejeros, 4 de junio de 2012. Raquel Seco. Lento adiós al piropo, elpais.com. Lunes 21 de marzo de 2011 Hollaback! You

Documental «Catastroika, la privatización se hace pública» de Katerina Kitidi y Ari Hatzistefanou, con subtítulos en español

Catastroika es un documental de los periodistas Aris Chatzistefanou y  Katerina Kitidios, creadores de Deudocracia; en el que se analiza la privatización de los activos del estado.  Viajan por el mundo recogiendo información sobre la privatización en países desarrollados y buscando las claves al día siguiente después del programa de privatización masiva en Grecia. El título proviene del académico francés Jacques Rupnik, cuando en 1989 prepararó un informe sobre el estado de las reformas económicas en la Unión Soviética de Mijaíl Gorbachov. El término que usó para describir los últimos respiros del imperio fue el de “Catastroika”. En la época de Yeltsin, cuando Rusia estableció probablemente el experimento de privatización más grande y con menos éxito en la historia de la humanidad, un grupo de periodistas de The Guardian dio un significado diferente al término de Rupnik. “Catastroika” se convirtió en sinónimo de la destrucción completa del país por fuerzas del mercado, la venta de la propiedad pública y la excesiva deterioración del nivel de vida de los ciudadanos. La unidad de medida de Catastroika era el desempleo, el empobrecimiento social, la baja expectativa de vida y la creación de una nueva liga de oligarcas que tomó el mando del país. Unos años más tarde, un esfuerzo similar de privatización masiva de la propiedad pública que se realizó en Alemania unida (se presenta como modelo para Grecia) era responsable de millones de desempleados y los escándalos más grandes en la historia de Europa. Es esta misma “Catastroika” la que vendrá pronto