feminismo

Imagina que, en cada comunidad, se formaran grupos de mujeres fuertes como ellas.

«La banda Gulabi (traduciendo del hindi Gulabi como «rosa», sería la «Banda Rosa») es un grupo de vigilantes y activistas originarios de Banda en el Bundelkhand de Uttar Pradesh, en la India, pero se sabe que están activas por todo el norte de la India desde 2010. Lleva el nombre del color de los saris usados por sus integrantes. La banda fue fundada en 2006 por Sampat Pal Devi, una madre de cinco y extrabajadora de salud del gobierno (también fue obligada a casarse siendo una niña), como respuesta al abuso doméstico y la violencia generalizada contra las mujeres. Las Gulabis visitan maridos abusadores y los castigan con laathis (palos de bambú) hasta que este deja de abusar de sus esposas. En 2008, asaltaron una oficina de electricidad en un distrito de Banda y obligaron a los funcionarios a volver a conectar la electricidad que habían cortado para poder quedarse con sobornos. También han parado de matrimonios infantiles y protestan contra la dote y el analfabetismo femenino» Sunita Sharma.

¡¡BASTA DE ACOSO A LA FEMINISTA ALICIA MURILLO!! #TodxsConAliciaMurillo

[Esta nota con sus correspondientes enlaces está publicada orginalmente en el blog Heroína de lo Periférico] Alicia Murillo, activista feminista, bloguera, autora del magnífico proyecto el cazador cazado y escritora y videocreadora para píkara magazine, entre otrxs, está siendo acosada por las redes sociales y el móvil a raíz de esto: http://www.pikaramagazine.com/?p=6797. Alicia, en su perfil de facebook, ha publicado cosas como: Oleada de insultos en Youtube. Me han dicho cosas como: «Si vistes como una puta es normal que te traten como una puta»; «Si no quieres que te miren no salgas a la calle o cúbrete con una sábana»; «Lo que te pasa es que estás amargada porque ningún macho te folla»; «Depilate», etc, etc… Me he visto obligada a cancelar la posibilidad de que lxs usuarixs pongan mensajes en mi canal de Youtube al menos estos días. Estoy recibiendo una media de 1 mensaje cada cinco minutos (no exagero) con frases del tipo «Si te veo por la calle te llamo puta y te tiro 5 euros a la cara». Hagan sus reflexiones. Uffff: Esto es insoportable. Por teléfono, mensajes, wasap, blog, Youtube…  Estoy recibiendo llamadas acosadoras a mi teléfono móvil de varios hombres q los que no conozco. Alguien debe haber colgado mi número de teléfono en el foro de coches desde el que me están llegando decenas de visitas al blog con sus correspondientes mensajes ofensivos. hagan sus reflexiones. Animo a todas a que veáis la publicación por la que creemos que se ha desencadenado toda esta locura, a que denunciéis a Foro coches, desde donde

[Deirdre Hogan] Feminismo, Clase y Anarquismo

«La sociedad capitalista depende de la explotación de clase. No depende sin embargo del sexismo y podría en teoría acomodarse en gran medida a un tratamiento similar de mujeres y hombres. Esto es obvio si miramos lo que la lucha por la liberación femenina logró en varias sociedades alrededor del mundo en los últimos, digamos, 100 años; en los que hubo mejoras radicales en la situación de mujeres y los supuestos que subyacían sobre qué roles son naturales y están bien para la mujer. El capitalismo, con el paso del tiempo, se ha adaptado al rol y status cambiante de la mujer en la sociedad.» Es muy común en estos días escuchar críticas del feminismo «convencional» o de «clase media» desde el anarquismo u otras en la izquierda revolucionaria o incluso no tan revolucionaria. En particular, las anarquistas son a menudo rápidas en criticar cualquier análisis feminista al que le falte un análisis de clase. Este artículo argumenta que vale la pena luchar por el feminismo en sí mismo y que en lo relativo a terminar con el sexismo una insistencia en siempre enfatizar a la clase puede terminar meramente distrayendo del hecho que como anarquistas necesitamos no ser ambiguas cuando se trata de apoyar el feminismo. Más que distanciarnos de otras feministas o buscar calificar nuestro apoyo, nuestro énfasis debería moverse a desarrollar y propagandizar nuestra propia rama de anarquismo feminista.