Noografía

[Ratgeb – Raoul Vaneigem] De la huelga salvaje a la autogestión generalizada. Capítulo II. ABCD de la revolución

Capítulo II ABCD de la revolución [A partir de la ocupación de las fábricas] [En caso de huelga salvaje limitada] [Antes de la oleada de huelgas salvajes] A) El objetivo del sabotaje y de la desviación (détournement), practicados individual o colectivamente, es desencadenar la huelga salvaje. B) Toda huelga salvaje debe convertirse en ocupación de fábrica. C) Toda ocupación de fábrica debe ser desviada y puesta inmediatamente al servicio de los revolucionarios. D) Al elegir unos delegados – revocables a cada instante, encargados de recoger sus decisiones y de hacerlas aplicar – la asamblea de los huelguistas establece las bases de una organización social radicalmente nueva: la sociedad de la autogestión generalizada. A partir de la ocupación de fábricas 1 Toda asamblea de huelguistas debe convertirse en asamblea de autogestión generalizada. Para ello basta: a) Elegir unos delegados, revocables a cada instante, con el mandato de dar a sus decisiones fuerza de aplicación inmediata. b) Asegurar la autodefensa. c) Extenderse al conjunto de los revolucionarios y organizar su expansión geográfica según la mejor eficacia de desviación posible (por ejemplo, en las regiones que poseen a un tiempo recursos agrícolas e industrias básicas). d) Generalizar la autogestión asegurando, de manera irreversible, el paso de la supervivencia a la vida.

[Ratgeb – Raoul Vaneigem] De la huelga salvaje a la autogestión generalizada. Capítulo I La sociedad de supervivencia

Capítulo I La sociedad de supervivencia 1. ¿Has sentido al menos una vez el deseo de llegar tarde al trabajo, o de abandonarlo antes de hora? En tal caso has entendido que: a) El tiempo de trabajo cuenta doble pues es tiempo perdido dos veces: como tiempo que sería más agradable emplear en el amor, en el ensueño, en los placeres, en las pasiones; como tiempo del cual disponer libremente. como tiempo de desgaste físico y nervioso. b) El tiempo de trabajo absorbe la mayor parte de la vida, pues determina asimismo el tiempo llamado «libre», el tiempo de dormir, de desplazamiento, de comida, de distracción. Afecta también al conjunto de la vida cotidiana de cada cual y tiende a reducirla a una sucesión de instantes y de lugares, que tienen en común la misma repetición vacía, la misma ausencia creciente de vida auténtica. c) El tiempo de trabajo forzado es una mercancía. En todas partes donde hay mercancía hay trabajo forzado, y casi todas las actividades se asemejan progresivamente al trabajo forzado: producimos, consumimos, comemos, dormimos para un patrono, para un jefe, para el Estado, para el sistema d ella mercancía generalizada. d) Trabajar más es vivir menos. En realidad, ya est luchando, conscientemente o no, por una sociedad que asegure a cada cual el derecho a disponer por sí mismo del tiempo y del espacio; de construir cada día su vida como la desea. (Ver III, 49). 2. ¿Has sentido al menos una vez el deseo de dejar