15M

Comunicado de RAAS: Sobre la recientemente creada “Cumbre Social”.

De Red Autogestionaria Anti-Privatización de la Sanidad, 7/8/2012 El pasado 25 de julio CCOO y UGT convocaron en Madrid una “Cumbre Social” en la que anunciaron la creación en todo el estado de Plataformas Sociales que engloben las de “Defensa del Estado de Bienestar” (puestas en marcha tras la pérdida del gobierno por el PSOE), la recientemente creada  “Plataforma Sindical de Empleados Públicos” (en la que incluyen a los sindicatos de la policía y la guardia civil…) y a diversas asociaciones. Desde la Red Autogestionaria Antiprivatización de la Sanidad (RAAS), en base a las declaraciones expresadas en los manifiestos publicados por estas organizaciones, estamos obligados a realizar varias puntualizaciones: 1)      Parece fuera de toda duda que detrás de esta maniobra está el PSOE, que votó junto con el PP la reforma constitucional que prioriza el pago de la deuda sobre el mantenimiento de la financiación de los servicios públicos y que por lo tanto “justifica” todos los recortes que se hacen con ese motivo. 2)      Las medidas ejecutadas en los últimos meses por el PP son una continuación de las llevadas a cabo por el PSOE en las dos ultimas legislaturas. Todo el marco legislativo imprescindible para desmantelar los sistemas de protección social, para privatizar empresas y servicios públicos, así como los cambios fiscales favorables a las grandes fortunas, y las bases del desarrollo especulativo inmobiliario, han tenido su desarrollo en la última década, mientras las subvenciones repartidas por el PSOE regaban generosamente a parte de los firmantes de esta “Cumbre Social”. Es más,

Movilizaciones contra la crisis en España (II): el problema de la inacción de la oposición social

Las manifestaciones multitudinarias surgidas a raíz del 15 de mayo de 2011 fueron una buena muestra de que el descontento hacia las instituciones políticas y el sistema económico se ha generalizado. Contagiados del efecto de la revolución árabe y de las protestas griegas, en España comenzamos lo que pudo haber sido el principio de una crisis institucional que realmente ponga en peligro los cimientos de esta democracia vigilada al servicio de los intereses de la rancia oligarquía española y de los carroñeros financieros internacionales. Sin embargo, aún estamos lejos del #spanishrevolution. La energía de las multitudes que salieron a desafiar la represión policial y el desprecio político, no es la misma que se invierte un año después contra un enemigo político que tiene menos remilgos hacia la represión de las protestas que los demostrados por el ejecutivo anterior. Es posible que ahora mismo seamos presa de la incredulidad, ante el desajuste que supone la salvación del abismo que prometió el Partido Popular y la doctrina de choque económico a la que nos ha sometido. Ratificando la tesis de Naomi Klein, se ha aprovechado la coyuntura de crisis financiera para instaurar un estado de terror y confusión generalizado, con la intención de hacernos ver como inevitables las reformas que están haciendo desaparecer todo lo que se había conquistado socialmente. Así, es normal que se haya generalizado la indignación ante este expolio inaguantable, y que se haya reunido en la calle una amalgama de personas de distinta procedencia social que, en general,

Movilizaciones contra la crisis en España (I) Las protestas del #19J

La respuesta popular a las criminales “medidas de ajuste” del gobierno español, que suponen la práctica desaparición de todas las políticas de protección social, ha sido masiva este 19 de Julio. Sindicatos, partidos políticos, organizaciones sociales y la población en general han escenificado una imagen de unidad y fuerza frente al gobierno pocas veces exhibida en moderna democracia constitucional del Reino de España. Una imagen que todo el mundo esperaba, por otra parte. El éxito de las movilizaciones sociales del #19J se ha venido gestando desde que se conocieron las intenciones del Partido Popular de hacer recaer el pago de la deuda generada en estos años de crisis en la mayoría trabajadora. Este histórico día de julio salimos a manifestar la indignación que nos latía dentro desde que el gobierno títere de los especuladores anunciara lo que se nos venía encima. Mientras esperábamos la votación en un estricto respeto democrático hacia nuestros representantes políticos para con posterioridad tomar la calle ordenadamente, en los medios se calentaba el ambiente con los trapos sucios de diputadas pijas malencaradas, familias corruptas de princesas, banqueros sádicos, capos de la CEOE, subdelegadas del gobierno de Madrid y partidos nacionalistas catalanes que pretenden convertir España en una reedición del Chile de Pinochet con la colaboración de la ultraderecha española gobernante. Previamente, la aletargada clase funcionarial parecía despertar de su autismo al enterarse de la reducción en sus nóminas y salieron a quemar las calles; hasta se supo que policías se entregaron alegremente al noble arte del sabotaje, reivindicando la misma naturaleza obrera que, digamos, los