Noografía

Greenspan, Kissinger: El control del petróleo es el que conduce las acciones en Irak e Irán

Alan Greenspan, presidente de Reserva Federal de EE.UU. (Fed) durante 18 años y republicano toda su vida, acusa en sus recién publicadas memorias a George W. Bush, de ordenar la invasión de Irak en marzo de 2003 para controlar el petróleo de ese país árabe en el Golfo Pérsico. Greenspan, en su libro de memorias, «The Age of Turbulence: Adventures in a New World» (por el cual ha firmó un contrato multimillonario), escribió «me entristece que sea políticamente incorrecto reconocer lo que sabe todo el mundo: la guerra de Irak se hizo sobre todo por petróleo» Por su parte, Henry Kissinger, en un artículo de opinión en la edición dociminical del Washington Post, afirmó que el control del petróleo es la clave de una posible intervención militar estadounidense sobre Irán. En un alarde de cinismo sin igual llega a decir que aunque «Irán tiene legítimas aspiraciones que deben ser respetadas, esas aspiraciones no incluyen el control sobre el petróleo que los EE.UU. y otros países industrializados necesitan». (Léase: estamos legitimados para desestabilizar cualquier país en el momento que necesitemos, tal y como hice en Argetina o Chile…) Cosas verdes, amigo Sancho [Más info] The Huffington Post: Greenspan: «The Iraq War Is Largely About Oil» Bob Woodward en Washington Post: Greenspan: Ouster Of Hussein Crucial For Oil Security The Huffington Post: Greenspan, Kissinger: Oil Drives US in Iraq, Iran

¿Cuántas muertes más en el trabajo debemos soportar?

Casi parece que no importa nada ¿verdad? Ahora mismo es más importante para el PSOE ganar sus elecciones, para el PP hacer que el PSOE las pierda y para el resto…no se, la última noticia del corazón en Telecino o Antena 3. Pero el caso es que la sangría de trabajadores y trabajadores parecen las bajas en una guerra civil. ¿Cuántas muertes debemos soportar? Porque ya es difícil ir a un trabajo mal pagado para que encima tengas que regalarle la vida a tu empresa. Por un salario tan miserable que casi es imposible no decir nada sin que te salga un panfleto político. Pero casi no se puede evitar, porque parece que las víctimas inocentes del terrorismo patronal son ocultadas, porque es vergonzoso. Resulta muy difícil, por ejemplo, consultar datos fiables y actualizados sobre accidentes fatales en el puesto de trabajo en el principal organismo estadístico Europeo (Eurostats) o en el INE… Y casi hay que pedirle responsabilidades a todas las instituciones que pretenden: a los partidos políticos, porque los muertos no caben en sus páginas, a la conferencia episcopal, porque los muertos son pobres, a los sindicatos, que todavía no han paralizado el país (¿qué número de muertes son imprescindibles para convocar una huelga general?), a los medios de comunicación… Mientras escribo ésto, acaba de morir un trabajador en las obras del AVE en Ourense, cuatro han resultado heridos. Y cada día, en el mundo, una muerte cada quince segundos. Seis mil por día. 350.000 al año. Muertos